Carta de Rocío

Una novia no es un asunto fácil

Después de un mes de haber terminado los preparativos de la boda saco mi vestido para que le quiten todos los rastros de la fiesta. Todos esos momentos ya pasaron, las corridas, las esperas, los nervios, pero también la emoción, las lagrimas y la ilusión del bien llamado “Big Day”. Quien lea esta pagina puede llamarme cursi, puede pensar que estoy exagerando, o siendo demasiado emotiva. Personalmente me considero una persona que vive en el mundo real, con todas sus obligaciones y urgencias, una mujer que por un día intento cumplir el inocente sueño de la infancia… sentirse única. Si la que lee esta pagina es una de esas mujeres que esta preparando su boda, esas a las que llamamos novias, va a entender de que hablo. Como mujeres buscamos el hombre de nuestros sueños (o uno que se parezca bastante) buscamos la romántica propuesta perfecta y después… corremos juntos tras la fiesta perfecta, quien retrate esos momentos, los invitados perfectos, etc, etc, etc. En esa maratónica organización contra el tiempo (el real, en el que tenes que seguir trabajando) hay algo fundamental que nos preocupa y del que solo nosotras sabemos: el vestido. Ese ejemplar único con el que soñamos, armando en base al modelo que uso nuestra abuela, un poquitito de princesa de Disney, la distinción del de Máxima sumado al impacto del de Lady Di, pero claro con la frescura del modelo actual de Carrie Bradshaw, todo eso con nuestro cuerpo! Que titánica tarea! Porque unos elegidos pueden saber el modelo final, mamá, tías o amigas sufren la tortura de definir, revistas en mano, “El Vestido” con el que vas a ser fotografiada durante horas y vas a guardar para siempre. Todas creemos saber cual es ese bendito modelo, esta en nuestra imaginación junto a la casa, el trabajo, el hombre de nuestros sueños, pero la realidad… Estas palabras tienen como objetivo agradecer a esas mujeres que colaboraron en la elección y creación del vestido de mis sueños, al que con amor llamamos “Mercedes Benz”. Gracias al Staff de Makot’e por su invaluable aporte, gracias por su paciencia y sus sabios consejos. Acá es donde nuestra fantasía toma forma de realidad y donde todos esos modelos que intentamos copiar se vuelven un exclusivo y cómodo modelo, único. Confíe en ellas para ayudarme y transformaron lo que quería en lo que soñaba (aunque nada quedo de mi primer modelo). Por eso a todas las novias, mujeres recorriendo una maravillosa etapa llena de dudas, deseos y ansiedad, les aconsejo que disfruten de cada día, porque pasa muy rápido, y que confíen en las personas que eligieron para ayudarlos. Chicas de Makot’e, muchas gracias a todas, por cada detalle en el que estuvieron, por ayudar a que cada pequeña cosa fuera fabulosa, por contenerme en los días de ansiedad, por aconsejarme, por escuchar lo que quería y terminar haciendo lo que soñaba. Gracias por su profesionalismo y calidez. Me quedo con hermosos recuerdos y una clave, que por suerte para mi se cumplió: cuando se abre la puerta de la iglesia el novio tiene que ver a la mujer de la que se enamoro.

 

Un beso.

Rocío.

Noviembre de 2008

GUILLERMINA PASQUALI tuvo su boda en la Catedral el 19 de septiembre. Su emoción desbordante la motivó a escribir estas líneas tan hermosas:

“Mis expectativas se vieron cumplidas. Enamoré al hombre más importante de mi vida. Mil gracias por ayudarme a cumplir mi gran sueño. Besos enormes para ustedes”.

Felicidades, Guillermina..!!!

Más de nuestras clientas